Páginas

viernes, 5 de junio de 2015

LECCIONES DE SEDUCCIÓN

Esta semana les traigo algo sobre...

La seducción desde la elegancia

Ay muchachos, yo no sé cómo aún uno se presenta como fashion blogger. Yo soy ese perfil de escritor que los puristas odian, pero a estas alturas de la vida los planes en la vida cambian, y las ganas de escribir no siempre son tan fuertes como lo han sido antes, pero las ganas de nutrir la industria desde lo que tengo por decir, nunca faltarán.

Una de las oportunidades más bonitas que me ofrece tener este espacio es conocer de primera mano marcas tan bellas que me devuelven a mi infancia (cuando aún era menor de edad) cuando ver crecer la industria de diseño del país me causaba (y no deja de hacerlo) una alegría infinita. Pero esos descubrimientos a veces son tan especiales que sacan mi lado curioso a preguntar por muchas cosas de la industria que aún no me caben en la cabeza. 

Uno de esos puntos tan complicados en la vida, que nos debieron enseñar con clase magistral, es la seducción. Al igual que muchas cosas que se hablan en este blog, todo visto desde la subjetividad, hay algunos puntos precisos donde la seducción logra su cometido, y puntos donde la seducción raya en lo vulgar. También, es complicado entender cómo la seducción, que la hemos visto siempre como algo exclusivo de la feminidad, pueda ser adaptada en ese punto de lograr el cometido en un hombre. 

Y desde allí quiero partir, de los intentos fallidos de recrear la seducción masculina. Es clave decirnos que a quien se le haya ocurrido que usar prendas de mujer, con espacio para el paquete, eran sensuales. Sí, a la marca australiana Homme Mystere se le ocurrió que esto podía funcionar. NO. Y no, jamás, nunca, nada qué ver. No sé si es la curiosidad, o tal vez la mofa, la que permita que este tipo de marcas sigan en el aire (porque tienen tienda online hace dos años). Si quieren ver la clase de cosas que esta gente produce, vayan al link de la tienda online, porque no quiero que lo vean por mí, me causa algo de vergüenza que lo vieran por acá. 

El chiste es que esto no queda aquí, porque el bichito de la curiosidad me hizo buscar un poco más de oferta nacional en términos de "seducción" masculina, y descartando los disfraces chinos de striper, no encontré mayor cosa que pudiera reflejar verdadera seducción. Primera lección: no, seducción no es simplemente mostrar. 

Los referentes que tenemos desde el mercadeo del ideal de seducción masculino es, inevitablemente, la ropa interior de Calvin Klein, teniendo en cuenta el hito histórico que marcaron esos calzoncillos blancos en los noventa. Luego le siguieron diseñadores como Andrew Christian, pero si usted reconoce ese nombre sabe que la seducción de ellos también va por otro lado, y no en la esencia de las prendas. 

Pero, ¿por qué llegué a preguntarme eso? Hace días tuve la oportunidad de conocer una marca paisa que realmente entendía el concepto de la seducción desde la elegancia. Y el panorama es totalmente diferente, porque sin el atisbo de una feminidad desbordada en lujuria, Noise Lab  propone una mujer llena de sensualidad elegante, y es mágico. 

Noise me dejó sin aliento varias veces en la misma noche, porque además de concebir la idea de la seducción, la propone como un ideal de uso diario, la mujer empoderada que decide ser sexy para ella misma. Los encajes son una cosa bellísima, que logra ese punto clave entre la delicadeza y el erotismo. Los púrpuras y los tonos crema le dieron a la noche este toque elegante de la seducción que terminó de enamorarme.

La campaña es una cosa aún mejor, porque la piel que se puede ver, desde un punto de vista tan artístico, derrocha erotismo y elegancia. Y sí,  es realmente tentador let's make some Noise. 




Lanzamiento en Dulce Menta


Junto a Noise, hubo una marca aún más interesante en términos de lecciones de seducción: Booty Parlor. Esta marca, norteamericana eso sí, propone una serie de elementos de cuidado personal y de belleza con miras a la seducción. Cosas curiosísimas como una vela, que al derretirse se convierte en un aceite corporal de masajes, y un aceite que al soplarlo se calienta. Y tienen muchas muchas cosas más interesantes, pero los dejo que las descubran ustedes solitos porque si les cuento, me sonrojo.



Muchas gracias a ambas marcas, que contaron con nosotros para hablar de seducción, y a Dulce Menta, muy amigos de la casa. 

En el tintero queda que, algún día, en algún lugar del mundo, a alguien se le ocurra tanta belleza de seducción para nosotros. 

Contacto de Noise Lab
Contacto de Booty Parlor
Ambas marcas disponibles en Dulce Menta, frente a Andino por la Cra. 11.

Fotos cortesía de las marcas, y de su querido servidor.

¡Nos vemos pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algo por decir? :)