domingo, 7 de febrero de 2016

CUSTOM MADE FOR THE SOUL

Iniciemos esta entrada con una de esas dudas existenciales que son las que me alejan de escribir y de estar con ustedes: ¿por qué es tan difícil organizar la vida, aún cuando uno inicia el periodo lleno de energía?  Bueno, sin entrar en detalles de mi vida personal, narrando aquí una suerte de diario de moda, les comento que iniciamos un semestre nuevo, alistamos el pie para el siguiente paso, y nos embarcamos en muchos proyectos que orgulloso les comentaré más adelante. Hoy quise rescatar uno de los temas que dejé en el tintero el año pasado, y considerando que las economías personales se recuperan del fin de año (así las globales no mucho), ya puedo contarles de alguna de las inversiones que vale la pena para este año nuevo: personalización. 

Es conocido que existe una gran oferta de productos personalizados en el mercado masculino, particularmente camisas. Puedo mencionar que conozco más de cinco marcas cuyo principal producto son las camisas hechas a medida. Y es que hallar la camisa perfecta implica muchos detalles que no todas las marcas tienen en cuenta, o que su cuerpo no se ajusta a la silueta universal. Ya sea el cuello, el largo de la manga o el ajuste en el pecho, una camisa hecha a medida asegura perfecto calce y comodidad, siendo toda una pieza premium que vale tener en el armario. 

Este tema tampoco es que sea novedad en este blog, ya habíamos hablado alguna vez de prendas hechas a la medida, con el servicio de Su Misura de Ermenegildo Zegna (ahí sí hablamos de lujo), donde es posible realizar de manera personalizada casi cualquier prenda. Hay muchas otras marcas nacionales que realizan trajes a medida, porque ya muchas veces hemos dicho que el verdadero éxito de un look masculino es el ajuste. Póngase lo que se ponga, si el ajuste no falla, todo saldrá bien. 

Saliendo de lo común cuando hablamos de personalización, los mercados se reinventan, y hoy es posible encontrar diferentes propuestas en el mercado. Y de eso hablaremos ya con más detalle: los jeans de Jean & Tonic y los cinturones de Arturo Calle

 
Hace ya varios meses, mientras hacía la búsqueda de propuestas masculinas para las compras navideñas, me encontré una propuesta absurdamente genial: la marca Jean & Tonic, establecida en Bogotá, que les permite crear un pantalón de dénim dentro de sus especificaciones, con la magia de las tallas intermedias. De este modo, usted puede elegir el largo de su jean y el talle de cintura de manera separada. Un alivio enorme para aquellos, como yo, a los que les cuesta encontrar un pantalón que ajuste perfecto. Por mi delgadez y estatura, un pantalón de talla 28 me queda corto, y un talla 30 me queda ancho. Además de esto, se pueden personalizar los efectos de la prenda, las iniciales bordadas y demás detalles de la pieza. 

Our Story

La marca presenta la creación de un jean como una mezcla para coctel, donde al final podrán servirse de una prenda hecha exclusivamente para ustedes. Fabrican en Cali, y distribuyen a, literalmente, todo el mundo. Así que no hay excusas para que los jeans no les ajuste de manera perfecta. Cliqueando aquí llegan a la tienda online de Jean and Tonic, y pueden verlo por ustedes mismos.

Para continuar en la misma onda, son los accesorios el nuevo must de la personalización, y la marca insignia del mercado masculino en el país no podía quedarse atrás. Hace ya como dos meses, asistí al lanzamiento de The Belt Bar, la nueva propuesta de la marca colombiana más fuerte en términos de moda masculina. Es decir, ahora podremos ir a la tienda de AC Leather (eso es toda una historia sobre cómo los accesorios y la marroquinería de Arturo Calle protagonizan todo un concept store, mostrando una nueva fuerza de la marroquinería y las piezas de lujo de la marca, que se fortalece en el mercado de moda, con piezas de tendencia y amplias propuestas enfocadas al público jóven) y salir de allí con un cinturón hecho a la medida, escogiendo la combinación de colores, la chapa y el largo preciso. 




Esta es una propuesta tan innovadora (y algo chocoloca, la verdad) que es el primer bar de cinturones en el mundo. El proceso para comprarlo es sencillo: elegir la cinta y la chapa, y si es posible, también elegir la pieza que une la chapa con la cinta (que se logran combinaciones bellas). Ellos remachan, atornillan, cortan y usan maquinitas bacanas para entregarle una pieza hecha a su medida, por un precio realmente asombroso. Por ahora, sólo está en la tienda Fontanar (yo sé, es lejos), pero vale la pena ir allá sólo por este servicio. Además de las colecciones de marroquinería exclusivas para esta tienda. Este año también hablaremos de Arturo Calle y sus inspiraciones, pero cuando llegue el momento. 

Este fue mi cinturón, que luego les detallaré
Por ahora, los dejo con estas dos propuestas para que sigan iniciando año (me doy permiso de decir esto hasta semana santa) de la forma más chic posible. 

¡Nos vemos, gente bella!

En redes: 
Snapchat: camarfre
CMarquezMTF@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algo por decir? :)