Páginas

jueves, 5 de noviembre de 2015

BOMBARDEO DE COLECCIONES MASCULINAS: LINA CANTILLO X2

Ahora sí, retomando lo que hemos venido hablando (llegó noviembre y yo sigo hablando de esto), las dos colecciones que siguen ahora en este reporte son las presentaciones capitalinas de Lina Cantillo. B Capital y Bogotá Fashion Week decidieron contar con Lina para cerrar ambos eventos. Antes de mencionar cualquier detalle de las colecciones, quiero decir que por alguna extraña razón, fueron estas pasarelas las más asediadas (y las más retrasadas) de ambas ferias. También mencionar que entre una y otra colección, hubo menos de dos semanas de diferencia, lo cual es uno de los mejores ejemplos de por qué la sobre exposición tampoco es buen negocio. 

En orden cronológico, la primera colección presentada fue una inspiración en la novela Un jardín en Badalpur, aún no tengo claro si el nombre la colección fue un homónimo del libro, o 'To my princess' fue el nombre oficial (el problema principal de tener más de dos hashtags por evento, hablando de estrategia de comunicaciones). Poniendo en claro el contexto, hablamos de una novela que transcurre en un jardín de un palacio en la India, con un personaje de raíces otomanas. No me extenderé en explicar la colección, porque el resultado en pasarela no requiere tanta explicación, y no es precisamente un halago. 

La colección en teoría funciona bien, y tiene un hilo conector claro. Las prendas con inspiración hindú, con telas estampadas, en una gama de colores que mezcló los azules con los rojos, y apartó los colores tierra para looks completos que evocan ese jardín. Algunos medios hablaron de un paso a la Riviera Francesa con las rayas marineras, y a mí me pareció un mero intento de rescatar la colección en juegos de estampados y texturas. Lina lo ha hecho mucho mejor en otras ocasiones, y esta vez, hubo fallas en muchos aspectos que iban desde el fitting hasta la misma puesta en escena. Ciertos looks fueron simplemente un too much, too much colores, too much texturas, too much estampados. Aplaudo ciertas prendas que siempre me encantan de Lina, y la eterna inspiración caribeña que tiñe sus colecciones. Por lo demás, me quedo con que su saludo de rock star, esta vez fue sólo un exceso de aplausos, también too much en aplausos. Juzguen ustedes los looks destacados: 








          
Sugerencia de moda: por más que los colores coincidan,
tampoco es tan afortunado mezclar tantos estampados.

Y siguiendo en estos términos, la siguiente colección de Lina Cantillo fue una oda a Tintín. Esta vez, cerrando el Bogotá Fashion Week (que no avisó que había otra pasarela después de esta), la propuesta de Lina fue mucho más elegante, mucho más sobria y mucho más de invierno. Los colores que pasaron de los verdes oliva y militar, hasta los azules oscuros, grises y negros, cambiaron totalmente el panorama de Badalpur que dejó un sinsabor. Y sin haber estado sentado viendo este show, siento que esta propuesta tuvo muchos más pies y más cabezas. Con menos looks, Lina mostró una colección con tintes juveniles, ajustes perfectos, y modelos encopetados como la caricatura belga. También vimos un reencauche de algunas de las piezas de su último lookbook, mucho antes de la presentación de esta pasarela. Esta colección sí me gustó, por su combinación de colores, por sus riesgos en capas, pantalones palazzo, patchwork, statement shirts, chaquetas en terciopelo y sobretodos en contraste. Me quedo con una sola colección por diseñador, y esta fue mi elegida de Lina Cantillo. 










La pieza del reencauche, vista dos veces en la pasarela. 
Siendo este el cierre también de las reseñas de las propuestas vistas en Bogotá, dejamos en el tintero las colecciones vistas en el Exposhow: el derroche de color de Erikó, las capas de cuento chino de Darío Cárdenas y la mezcla de dénim (y primera propuesta masculina ) de Adriana Santacruz. 
¡Nos leemos a la vuelta! 

En redes: 
Snapchat: camarfre
CMarquezMTF@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algo por decir? :)