Páginas

martes, 18 de junio de 2013

OJO, QUE NOS INVADEN

Esta semana les traigo algo sobre...

MI OPINIÓN SOBRE LA LLEGADA DE DOLCE&GABBANA A BOGOTÁ.


Hace un par de días decidí hacer turismo por el recién abierto cuarto piso del Centro Comercial Andino. Como apenas están terminando las reformas, aún no están abiertas todas las tiendas y la zona se encontraba casi desolada. Conocemos que este es uno de los lugares con las tiendas más exclusivas del país, por lo tanto  no es extraño oír algunas de las marcas que entrarán a nuestro mercado.

A tiendas como Longchamp, Coach, Bimba&Lola, entre otras; se unen marcas como Steve Maidden, Rapsodia, 7 for all mankind, BCBG Max Azria y algunas marcas más que no detallé.Una de las tiendas que se abrirá llamó mucho mi atención, bueno, si yo no fuera tan joven seguro hubiera tenido un ataque al corazón. Si ustedes me siguen con juicio en las redes sociales saben cuál es esta marca: Señoras y señores, con ustedes ¡Dolce&Gabbana!

Así es, la dupla de diseñadores italianos abrirá su primera boutique en nuestro país. No tengo la fecha exacta de la apertura, pero estoy seguro de que no es tan lejana, ya se puede observar la estructura de la tienda (prendas aún no) por las rendijas del cartel que anuncia esta llegada. Desde hace varios años ya encontrábamos algunas prendas de la línea de mercado masivo de los diseñadores: la extinta D&G, en las tiendas Le Collezioni. 

Con la noticia me llené de sentimientos encontrados. Con esta marca empecé a descubrir los misterios de la "Alta moda", siempre ha sido uno de mis ideales de estilo; y sus últimas colecciones con ese exceso de barroco siciliano y tradición italiana son casi que una adoración. Pero también entiendo que la llegada de cada una de estas marcas a Colombia son un fuerte golpe a la industria del diseño de lujo nacional. Hace poco leía a una de mis blogueras favoritas, y decía que estas aperturas demuestran que somos un mercado potencial consumidor de tendencias. Estamos dispuesto a abrir nuestras mentes (y más importante, nuestro bolsillo) al consumo de tendencias. 

Así luce la que será la primera tienda Dolce&Gabbana en Bogotá. 
El paso que la industria nacional debe dar es el mismo que ya he mencionado muchas veces, darle valor a nuestra industria. Esto tiene que ver con el nicho de mercado (lo digo porque lo vivo) que pocos no se han atrevido a explorar, son todos esos jóvenes consumidores que están buscando un referente de estilo, que sean prendas exclusivas y llamativas, que puedan definir su personalidad; pero a un precio que sea realmente asequible. ¿O no es así como las grandes casas de modas mantienen sus colecciones de Alta costura, a base de los pequeños productos que están al alcance de todos? ¿Creen que es muy complicado crear un modelo similar en un país donde las chicas hacen filas para comprar en Forever21? Créanme, vi esas filas...

Quiero irme por el lado de los costos con los que podrían llegar estas prendas al país, pero sé que quien quiera una de estas prendas llegaría hasta los límites por obtenerla, lo vemos con  las marcas que llenan nuestros centros comerciales; vemos como Louis Vuitton hace su agosto en nuestro país creando la mentalidad de que el lujo demuestra poder (nada raro). De la última colección, encontré vía web una camisa de estampado barroco, de los conceptos sicilianos y un print muy artístico. El precio de la camisa superaba los 1.000 euros. 
Si no estoy mal, ésta es la camisa de la que les hablo.
Cuando vi este precio pensé en mil cosas. Llegué a creer que soy un mal fashionista cuando me pareció una total exageración. Hasta hice cuentas, y descubrí que con ese dinero podía comprar varias prendas de diseñadores nacionales que me traían delirando. Soy consciente que ninguna de estas marcas te vende una prenda, detrás de cada pieza existe una serie de conceptos que hacen que una prenda así pueda alcanzar tal valor. Pero ya no se me hace viable tener algo así en mi armario. Esa es otra de las estrategias que podemos implementar para darle valor a nuestra industria, debemos saber llegar a los nuevos clientes con la cantidad de tecnología que poseemos y gritarles que nosotros también somos lujo, y también somos dueños de esos ideales de exclusividad y diseño, y que podemos brindar una y mil opciones que llenan ese espacio que ocupan cada una de estas marcas importadas. 

Eso sí, no puedo dejar de lado que sí me emociona esta apertura, que estoy muy ansioso por conocer la tienda. Y puedo hacer un compromiso con ustedes, donde cada prenda de Dolce&Gabbana adquirida equivaldrá a dos prendas de diseño nacional en mi armario. 

En el tintero de DoblePersona: 1) Tuve una camiseta D&G de Mickey Mouse, me hizo descubrir a este dandy encubierto de ratón animado 2) Tuve la completa experiencia de Kielh's y mi rostro lo agradece, próxima historia. 3) Se acerca la 5° Feria de confección mayorista en El Gran San, tienen que ir. 4)En el cuarto piso de Andino no hay ninguna marca nacional. 

No siendo más, me despido por ahora.

Abrazos fashion! :)

En redes:
@DoblePersona
CmarquezMTF@hotmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algo por decir? :)